Imprimir

ARTICULO DE PRENSA DEL AÑO 2012

«El ideal es iniciar este proyecto para cubrir una necesidad real que mejore el bienestar de la comunidad, garantice la salud pública y sea respetuoso con el medio ambiente», comentaba Jesús, quien explicaba que «la empresa permitirá ofrecer dos modos de incineración (individual o colectiva) a sus clientes».

El procedimiento es el siguiente: Si se trata de cremación individual, se sigue una dinámica similar a la incineración humana. «Las cenizas son introducidas en una bolsa hermética y éstas, a su vez, son depositadas en una urna especial», indicaba Jesús. Esta opción permite «recuperar los restos de cualquier animal de compañía desde un perro hasta un loro».

 

En cuanto a la cremación colectiva, «esta opción no posibilita la recuperación de las cenizas, pero sí se le permite al dueño presenciar la cremación».

Además la empresa certifica todos los procesos que se realicen y los clientes dispondrán de una amplia gama de urnas y de servicio de recogida y entrega a domicilio.

LISTO, EN EL VERANO DE 2012

El objetivo de estos emprendedores es que las instalaciones, que se situarán en el polígono industrial de Torralba de Calatrava (Ciudad Real), estén listas y abiertas al público en el verano del próximo año.

 

El proyecto va desarrollándose poco a poco porque ser emprendedor en los tiempos que corren no es fácil. «Lo que más trabajo cuesta es conseguir financiación», indicaba Jesús, quien afirmaba que «hace unos días Globalcaja nos ha concedido un crédito con una ayuda de financiación de interés por parte del Instituto de Finanzas de la Junta de Castilla-La Mancha».

Además cuentan con la ayuda de la Fundación Horizonte XXII, ya que el proyecto de Jesús participó en Desafío XXII y eso les ha ayudado a «plantear los pro y los contras que surgen a la hora de iniciar una empresa, a valorar lo importante que es el marketing, los estudios financieros, los estudios de mercado… Y un sinfín de cosas».

En breve comenzarán con la obra de acondicionamiento y la solicitud de los distintos permisos que necesitan de las administraciones públicas para que en verano se pueda empezar a incinerar mascotas.